¡Tu hijo sin apetito y con parásitos! Cuidado con lo que come

¡Tu hijo sin apetito y con parásitos! Cuidado con lo que come

¿Tu hijo se muestra desganado? ¿se tumba al lado del plato y no quiere comer? ¡Cuidado! La falta de apetito puede ser un indicador de un cuadro anémico o simplemente tengas que desparasitarlo. Es importante atacar con prontitud ambas situaciones para no retardar su crecimiento o detener su aumento de peso.

Señales de alerta

Un niño falto de energía, desganado, muy pálido y siempre fatigado te dice a gritos que algo está pasando. El control oportuno con el especialista es vital para tomar medidas como evaluar si ha perdido peso y hacer exámenes para saber si hay déficit de hierro en su sangre.

Si esto es lo que ocurre es necesario tomar cartas en el asunto para evitar que su sistema inmunológico debilitado enferme, porque tu hijo puede estar anémico. Sus glóbulos rojos no son suficientes así que transportan menos oxígeno a sus tejidos corporales.

Debes revisar su dieta, porque quizás no está consumiendo la cantidad suficiente de hierro por medio de sus alimentos.

Ahora bien, puede que tu hijo no esté anémico, pero sí que presente oxiuriasis esto son lombrices en el ano. Los principales síntomas es el picor en la región anal o en sus genitales, pero cuando son muchos los “gusanitos” en el cuerpo de tu pequeño este puede presentar un cuadro diarreico.

Pero hay casos en que tiene muchos parásitos intestinales y no presenta ningún tipo de síntomas, aunque se orinan con frecuencia en la cama, pierden el apetito y sus dientes le rechinan.

Estos molestos animalitos pueden estar alojados en el cuerpo de tu hijo por diferentes razones. Por ejemplo, el polvo en casa es el habita ideal para los huevos de los oxiuros, también la ropa de cama y su vestimenta, ingiriéndolos sin tu hijo saberlo.

Otro medio de transmisión es estar en contacto con una persona infectada, por eso el colegio es el principal núcleo de propagación, porque otro niño enfermo con tan solo no lavar sus manos luego de ir al baño y jugar con tu hijo se los trasmite cuando este lleve sus manos a la boca.

Debes descartar de esta lista a los animales, estos también tienen parásitos, pero no son los causantes de una oxiuriasis.

Cuidado con lo que come

Cuidar lo que tu hijo ingiere es clave en la prevención y restablecimiento de su salud cuando aparecen estos padecimientos. Asimismo, la puesta en práctica de estrictas medidas higiénicas incluso en la preparación de sus alimentos.

Sigue al pie de la letra estos consejos:

  • Alimentarlo de manera variada y equilibrada les evita el padecer una anemia.
  • Dale muchos productos animales porque en estos se absorbe mejor el hierro que en los vegetales. Ejemplos: la carne de vaca, de pollo y pescado. También la yema de huevo.
  • Muy recomendable las lentejas, garbanzos, las espinacas, el brócoli, la remolacha, los mejillones, las almejas y las frutas como el mango.
  • Haz buenas combinaciones de alimentos. El hierro y la vitamina C tienen una buena relación porque juntos mejoran la absorción en los alimentos. Prepara carne y dale de tomar una fresca limonada, un jugo de naranja o la fruta entera, como postre.
  • Nunca cases al hierro con los lácteos en una misma comida porque la absorción del hierro no es tan efectiva.

¿Y para los parásitos, qué se puede hacer?

También es clave vigilar lo que comen durante la infección.

  • Debes eliminar el azúcar. Nada de golosinas durante el tratamiento o cuando ocurra su aparición. Como medida preventiva, la ingesta de dulces debe ser controlada siempre.
  • Tampoco es recomendable los alimentos procesados como las harinas blancas y los cereales muy comunes en el desayuno combinados con leche.
  • Durante la infección lava el baño, la cocina y el cuarto con mucho cloro. A su ropa, las sábanas de su cama, sus paños aséalos con agua caliente.
  • Limpia muy bien tus manos al preparar los alimentos y luego de salir del baño, supervisa que este último hábito tu hijo lo haga también.
  • Visita al médico para que indique el tratamiento a seguir. Es recomendable que se desparasiten todos los miembros del grupo familiar, ante la duda es mejor consultarlo con el especialista.

Como ves, una infección parasitaria no es grave, pero sí bastante molesta. Si no la tratas a tiempo puede empeorar su sintomatología.

Un niño con anemia debe ser tratado para prevenir daños en su sistema inmunológico y evitar serias consecuencias en sus relaciones personales y en el rendimiento académico.

¡Atentos siempre padres y maestros!

 

Video propuesto

 

Add Comment