¿Quitarle años a la vejez? ¡Con vitaminas es posible!

¿Quitarle años a la vejez? ¡Con vitaminas es posible!

Los años pasan factura y el precio es un cuerpo arrugado, agotado mentalmente, propenso a sufrir muchas enfermedades y distante de cierta lucidez; condiciones que dificultan el fácil desenvolvimiento de la vida en general en la vejez.

La ingesta de vitaminas y minerales en esta etapa de la vida es crucial porque los adultos mayores no pueden absorberlas de la misma manera a cuando se era joven. La alimentación juega un factor determinante.

Sin embargo, este consumo de vitaminas y minerales debe ir acompañado de unos buenos hábitos de alimentación, de sueño, el cuidado y supervisión de ciertas actividades, un entorno sano y nada perturbador, sin olvidar, la estricta prescripción médica de las dosis y el tiempo de consumo de estas sustancias.

Signos más evidenciables de la vejez

  • Una piel menos elástica e hidratada
  • Un cuerpo que tiende a encorvarse
  • Un grupo de células más envejecidas

¿Qué enfermedades afectan a nuestros abuelos?

Un abuelito la mayoría de las veces ve y escucha con mucha dificultad. Muchos son miopes, padecen de glaucoma, presbicia o cataratas.

También sienten menos apetito y muestran desagrado por cierto tipo de alimentos, lo que puede ocasionarles una baja de peso o un cuadro de desnutrición, una anemia, una deshidratación o gastritis.

Un adulto mayor siempre pesca un resfriado, su sistema inmunológico es más débil y en consecuencia fácilmente un virus se encapricha de él.

Su presión arterial la mayoría de las veces siempre tiene una tendencia a subir.

Muchos sufren de diabetes como consecuencia de sus hábitos en la alimentación.

Los huesos también pierden minerales y calcio, se debilitan y tienden a fracturarse. Es muy común la osteoporosis en la tercera edad.

En el caso de los caballeros pueden presentar problemas al orinar, cálculos renales e innumerables infecciones.

Las más temidas

Ahora pasamos a las enfermedades que pueden sufrir los abuelitos y resultan bastantes complejas en su evolución, ocurren cuando lo que principalmente envejece son las células en su cerebro, afectando la memoria, sus habilidades mentales, sus movimientos, sus funciones cognitivas y sus emociones.

Estas se conocen como enfermedades degenerativas y son el Párkinson y el Alzheimer.

En esta lista no pueden faltar los accidentes cerebro vasculares en los que se comprometen los vasos sanguíneos que llevan sangre al cerebro obstruyéndose o rompiéndose. El anciano puede sufrir parálisis parcial, se ve afectada su parte motora, el lenguaje y en el peor de los casos le causa la muerte.

Y una de las más fulminantes, un infarto.

La idea no es asustarlos, es mostrarles los posibles escenarios para que estén atentos a los síntomas, pero también para darles a conocer los complejos vitamínicos a consumir para prevenir estas dolencias o hacerlas mucho más llevaderas.

Entonces ¿qué deben incluir sus pastillos?

En el menú de un abuelito no puede faltar:

Para frenar la demencia Vitamina B12 ¡Así que un buen hígado de res le hará mantener su lucidez!

Para que no pierdan masa ósea Vitamina D ¡Huevos y leche deben estar presentes en su dieta! Un buen baño de sol frecuentemente les caería muy bien

Para frenar la lucha entre el colesterol bueno y el colesterol malo mucha Vitamina C. No olvidar incluir las frutas y vegetales. El bueno ganará esta batalla.

Para no tener que recordar el Alzheimer, hay que darle mucha Vitamina K ¡Mucha alfalfa y vegetales de hojas verdes para los abuelos!

Finalmente, para que tengan un corazón e hígado sano ninguna ausencia de antioxidantes, esto incluye a las vitaminas A y E. ¡Zanahorias y aceites vegetales para mantener el corazón palpitante!

¿Y tú abuelo qué consume? ¿Más vitaminas, menos arrugas y canas?

Add Comment